La seda es el rey (o la reina) de las telas, por lo que no es de extrañar que tenga muchos beneficios que le otorgan este título tan merecido. Raro y lujoso, estas son solo algunas razones para amar este material.

1. Fibra 100 % natural

La seda es una fibra 100% natural que se obtiene de los capullos de los gusanos de seda. Los Capullos se ablandan en agua y los filamentos se desenrollan y se tejen para crear hilos de seda. Es lustroso, tiene una buena caída y es muy fuerte.

Según la ciencia, la seda está hecha de cadenas de aminoácidos con el mismo nivel de ph que nuestra piel, es naturalmente hipoalergénica, la seda de morera natural contiene sericina, una proteína que reduce la posibilidad de una reacción alérgica y por lo tanto es beneficioso para aquellos que sufren piel sensible y piel con picazón, como (rosácea y eczema).

2. Antienvejecimiento y reducción de la rotura del cabello

¿A veces te despiertas con arrugas en la cara? Los materiales más ásperos, como el algodón, son un tejido muy absorbente que extrae la humedad de la cara y el cabello. La seda no absorbe tanto la humedad y también reduce la fricción entre la piel y la almohada.

Las propiedades naturales de la seda, incluida su superficie suave, pueden ayudar a reducir la fricción que a menudo causa daños, como las puntas abiertas. ¡Por lo tanto, te despertarás con un cabello nutrido y sin enredos en lugar de un cabello frágil!

3. Mejorar el sueño

Las propiedades reguladoras de la temperatura de la funda de almohada de seda le permiten mantenerse fresco en todo momento durante la noche sin la incomodidad asociada con la temperatura fluctuante y las constantes vueltas y vueltas para un sueño reparador.

Los pijamas de seda están diseñados para permitir que el aire fluya más libremente y así regular el calor corporal. El resultado es que tu cuerpo se mantiene fresco en verano y cálido en invierno.